Catherine Zuaznábar, una rama que vuelve a la raíz

Por Syara Salado Massip / Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

La Habana, 24 de octubre de 2022.– En la mañana del lunes tuvo lugar en el Hotel Grand Ashton, una conferencia de prensa dentro del marco del 27 Festival Internacional de Ballet de La Habana. Presidida por el Dr. Ismael S. Albelo, profesor y crítico de danza, y Miguel Cabrera, historiador del Ballet Nacional de Cuba -BNC-, sobre la presencia  y propuesta de Catherine Zuaznábar para esta edición del aclamado evento, con la  coreografía “Sacre” de la coreógrafa Sandra Ramy, ambas presentes también en la conferencia.

Catherine Zuaznábar integró las filas del Ballet Nacional de Cuba desde el año 1992 hasta 1997, llegando a alcanzar la categoría de bailarina principal e interpretando roles protagónicos distintivos de la compañía, como fue el papel de Odette/Odille en el clásico ballet “El lago de los cisnes”.

Luego fue contratada por el Béjar Ballet de Lausana, llevando junto a su talento la técnica de la Escuela cubana de ballet a múltiples escenarios del mundo.

Con respecto a ello, el historiador del BNC citó a Alicia Alonso quién una vez dijo: “La Escuela cubana de ballet es cómo un árbol, las ramas se esparcen pero el tronco sigue estando ahí.”

En esta ocasión, después de 25 años, retorna a los escenarios de Cuba con una propuesta diferente para aquellos que tuvieron la oportunidad de apreciar su danza. “Con Maurice Béjar me descubrí haciendo cosas nuevas. Ahora estoy buscando mis orígenes, la tierra, me puse a buscar y descubrí que mi lenguaje es mucho más amplio. Este “solo” es un reto para mí, lo contemporáneo es otra manera de llevar el cuerpo a lo que quieres hacer.”-confesó la bailarina-.

Sobre Catherine, la coreógrafa expresó: “Es un verdadero honor haber podido trabajar con ella, la conozco desde niña y siempre la admiré, es un sueño poder tener la oportunidad de trabajar con una bailarina de su talla y hacerlo en este Festival constituye un honor por partida doble.”

Refiriéndose a la obra en sí detalló que: “Sacre es una versión femenina de “La consagración de la primavera” de Vaslav Nijinsky, pero desde la perspectiva de la elegida, con la misma pauta y concepción hecha para un bailarín hombre. He querido asomarme en el cuestionamiento del individuo y el colectivo.”

El profesor Albelo comentó que en la obra se ve cómo el cuerpo de la bailarina se hace muy dúctil para asumir cosas tan arriesgadas “Francamente es un “solo” pero van a ver el escenario lleno”.

Con respecto a los planes futuros de Zuaznábar, la misma comentó que tiene un proyecto en construcción que aún no está bien claro pero que su objetivo es aportar y enriquecer la cultura cubana.

Se podrá disfrutar de “Sacre” los días 29 y 30 en el la sala Covarrubias del Teatro Nacional, el 2 y 3 de noviembre en el Teatro Sauto, de Matanzas y el 5 de noviembre en la Sala Avellaneda del Teatro sede presentarán un fragmento.

Fotos: Syara Salado Massip / Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: