Recordando a Berta Cáceres, ejemplo de lucha por un mundo mejor, desde Intibucá, Honduras

Nació el 4 de marzo de 1973 en La Esperanza, departamento de Intibucá, Honduras. Hija de Austraberta Flores López, una partera, enfermera y alcaldesa, que en la peor época de la guerra civil de El Salvador se dedicó atender la salud de refugiadas salvadoreñas. La actitud de su madre la marcó profundamente, de niña ayudó a su madre y participó luego activamente en organizaciones estudiantiles.

Su hermana mayor, Agustina Flores López (1959-), también es miembro de la COPINH, y fue presa política por apoyar al presidente constitucional Manuel Zelaya tras el golpe de Estado perpetrado por Roberto Micheletti.

Trayectoria

Fue perseguida y estuvo encarcelada por su defensa ante las violaciones a las que fueron sometidas las comunidades indígenas en Honduras.

Organizó y lideró al pueblo lenca, la mayor etnia indígena, quienes habitan el occidente hondureño y luchan en defensa de su territorio ancestral que se vio amenazado por proyectos hidroeléctricos y mineros aprobados por el gobierno sin previa consulta.

Organizó la lucha contra la represa de Agua Zarca. La construcción estaba prevista en el noroeste del país en el Río Gualcarque, sagrado para las comunidades indígenas y vital para su supervivencia. El proyecto de la represa fue aprobado con una concesión a la empresa hondureña Desarrollos Energéticos SA, DESA. La represa de Agua Zarca hubiera significado desplazamientos e impedido a la comunidad desarrollar sus actividades agrícolas. No sólo se privatizaría el río sino varios kilómetros a la redonda. La campaña emprendida por Cáceres logró que el constructor más grande de represas a nivel mundial, la compañía de propiedad estatal china Sinohydro, retirara su participación en el proyecto hidroeléctrico. La Corporación Financiera Internacional, institución del Banco Mundial que invierte en el sector privado, también abandonó la iniciativa.

Se opuso a las concesiones mineras y al uso de los ríos para la construcción de complejos hidroeléctricos. Denunció la expropiación de sus territorios y las carencias en los sistema de salud y agrícola. A su vez, rechazó la creación de bases militares estadounidenses en el territorio Lenca.

En 1993, fundó el Consejo de Pueblos Indígenas de Honduras (COPINH), una organización para abordar las crecientes amenazas a las comunidades Lenca por tala ilegal, y para luchar por sus derechos territoriales y mejorar sus vidas.

Fue candidata a vicepresidente en las elecciones nacionales antes del golpe de Estado realizado en 2009.

Encabezó protestas contra el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente hondureño, Manuel Zelaya

El 3 de marzo de 2016 es asesinada en su propia casa en La Esperanza, en el departamento de Intibucá, occidente de Honduras.

Investigación sobre el asesinato

Tras el proceso investigativo se conoció que una unidad perteneciente a las Fuerzas Especiales del Ejército de Honduras recibió la orden de asesinar a varios dirigentes sociales en su país, entre ellos la luchadora ambientalista Berta Cáceres, quien se encontraba en la lista negra para ser asesinada, porque los militares hondureños contaban con información de todos los activistas sociales y tenían órdenes específicas de asesinar a cada objetivo.

La Justicia de Honduras detuvo a varios de los implicados en el asesinato de la activista, y entre los acusados por el Ministerio Público se encuentran Douglas Bustillo, Mariano Díaz Chávez, un mayor del Ejército hondureño; Edilson Duarte, capitán retirado; Sergio Rodríguez, ejecutivo de la empresa Agua Zarca, que promueve un proyecto hidroeléctrico en el occidente de Honduras, al que se oponía Cáceres; Oscar Aroldo Torres y Henry Javier Hernández Rodríguez, ex militar hondureño, y según confirmó el director de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) existen pruebas científicas de que este sería el autor intelectual y material de la muerte violenta de Berta Cáceres.

Recibió el premio Goldman para América Latina 2015 por su trabajo ambiental.

Fue reconocida póstumamente por el programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente con el Premio «Campeones de la Tierra».

Tomado de Acercándonos Cultura / Foto de porytada: CEJIL.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.