Desde Cuba un homenaje a cuatro grandes mujeres argentinas que hicieron historia en la Revolución

Por Laura V. Mor/ Foto y video: Syara Salado Massip/ Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

La Habana, 8 de marzo de 2022.- Cuatro mujeres fueron homenajeadas en la Embajada Argentina en La Habana en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.  

Astrea Damiani, Carolina Aguilar, Basilia Papastamatíu y Martha Tanne llegaron a Cuba en la década del ´60, transformándose en parte de la historia de la Revolución.

Carolina Aguilar es entrerriana y fue parte de la dirigencia del de la Revolución desde sus comienzos, cuando en 1959 arribó al país siendo maestra junto a su compañero, un cubano que se había exiliado en Buenos Aires tras la dictadura de Fulgencio Batista. En Cuba estudió periodismo y fue la primera directora de la Revista Mujeres, la cual contribuyó a fundar. En La Habana se desempeñó como Secretaria de Educación de la provincia hasta el año 64, siendo testigo de primera mano de la situación económica y social de las mujeres del campo y la ardua tarea que la Revolución tenía por delante para cambiarlo.

Carolina cuenta en su historial el haber sido parte de la creación de un modelo de cuidado de niños y niñas, los ahora Círculos Infantiles, que se convirtió en vanguardia mundial. “Es mucho lo que aprendimos del pueblo cubano”, apuntó, con la humildad que la caracteriza.

Basilia Papastatíu arribó a Cuba en 1969 desde la provincia de Buenos Aires, donde estudiaba en la Facultad de Filosofía y Letras. Aquí se desempeñó como periodista en diversos medios como  Juventud Rebelde, Prensa Latina y la Revista Cuba Internacional y como escritora y crítica literaria. Fundó la Revista “Airón”, siendo también su editora.

A 53 años de su llegada a Cuba, Basilia continúa siendo parte de la vida cultural del país. Actualmente es la Subdirectora de la Revista “La Letra del Escriba” y miembro del Consejo Editorial de Ediciones Unión. Además es autora de ocho libros, por los cuales ha recibido reconocimientos como por ejemplo la Medalla Majadahonda otorgada por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Distinción por la Cultura Cubana del Ministerio de Cultura y el Premio de Periodismo Cultural “José Antonio Fernández de Castro” en 2020.

Todos podemos aprender de un país como Cuba” afirmó Basilia, agradecida por haber sido parte importante de la historia y la conquista sociales de las mujeres cubanas desde inicios de la Revolución.

Astrea Damiani llegó a Cuba en 1962. Aquí culminó su carrera en medicina, siendo el propio Fidel Castro quien le entregó su titulación. Astrea inició su labor como médica rural y fue parte del inmenso trabajo que se realizaba en la Casa de Niños Abandonados y en el Instituto de la Infancia, codo a codo con Vilma Espín. Más tarde fue Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Pediátrico de La Habana y participó del Programa de Diagnóstico Precoz de la Fenilcetonuria en Cuba; aportando su experiencia también desde la publicación de numerosos libros dedicados a la nutrición infantil.

Martha Tanne por su parte, es Licenciada en Ciencias de la Educación y Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Siendo militante del Partido Comunista de la Argentina, a los 28 años partió junto a su compañero y su pequeño hijo hacia Cuba con la tarea de apoyar a la recién triunfante Revolución Cubana.

Ya instalada en el país, el propio Che Guevara le encomienda una tarea fundamental: organizar una Universidad para los trabajadores industriales, mineros y campesinos en Santa Lucía y Minas de Matahambre, Pinar del Río. Es así que Martha se convierte en fundadora de la Universidad Obrero Campesina, un gran hito de la Revolución Cubana. Fue docente en la también Universidad Obrero Campesina, pero de La Habana, donde realizó una importante labor en la educación de varias generaciones de cubanas y cubanos. Colaboró también con la creación de la Unión de Residentes Argentinos (URDA) que tenía como objetivo facilitar la llegada a Cuba de aquellos argentinos, argentinas, uruguayos y uruguayas que por aquellos años aportarían su experiencia profesional a la Revolución.

En 1978 a Martha se le encomendó la dirección de un equipo multidisciplinario en el Centro de Diagnóstico y Orientación del municipio habanero de Playa, brindando asistencia a niños, niñas y adolescentes con trastornos intelectuales, del aprendizaje y la conducta; donde trabajó hasta jubilarse.

“Todo lo he puesto en este país, trayendo mi entusiasmo a esta Revolución” dice, al contar como hasta el día de hoy hombres y mujeres la reconocen y recuerdan como la maestra que los formó.

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora el momento propicio escogido por la Embajada de la República Argentina en Cuba para conmemorar la obra de estas cuatro mujeres argentinas que desde su labor y compromiso cotidiano no solo fueron parte de la historia cubana, sino un eslabón fundamental -como afirmó Adela Segarra- de “esa matriz que nos permitió ser lo que somos hoy en día”, “luchar por una Patria más equitativa, más de iguales”.

 

Foto de portada:  De izquierda a derecha: Dra. Sabrina Coronel, Agregada Administrativa de la Embajada; Graciela Ramírez, Jefa de la Corresponsalía de Resumen Latinoamericano en Cuba; María Florencia Ralli, Jefa de la Sección Consular de la Embajada Argentina en Cuba; Basilia Papastamatíu, Martha Tanne, Astrea Damiani; Adela Segarra, exdiputada nacional, exlegisladora y militante, compañera del Embajador y Carolina Aguilar.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.