El Alzheimer: Una enfermedad inmunológica

Por Flor de Paz* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La búsqueda de explicaciones, orígenes y terapéuticas en torno a la enfermedad de Alzheimer —entre las demencias seniles más frecuentes— ha atrapado en las últimas décadas la atención de numerosos científicos dedicados a la investigación biomédica en este terreno, con la constancia suficiente como para alcanzar avances significativos.

Entre los descubrimientos recientes, el estudio genético más grande sobre la enfermedad realizado hasta la fecha presenta pruebas convincentes y vinculantes entre dicha demencia y la pérdida del sistema inmunológico del cerebro.

De acuerdo con The Guardian, “los hallazgos sugieren que la degeneración en los cerebros de los pacientes con demencia podría ser provocada por una actividad de ‘demasiado agresión’ en las células inmunitarias del cerebro, llamada microglía”.

Julie Williams, coautora del estudio y directora del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido en la Universidad de Cardiff, encargado del trabajo científico, reconoció que la genética (determinante entre el 60 y el 80 por ciento de los casos) los ha reenfocado: “hace ocho o nueve años no estábamos trabajando en el sistema inmunológico”.  Y, asimismo, relacionó los resultados obtenidos con la posibilidad de revivir esfuerzos para encontrar un tratamiento efectivo.

En este sentido, dijo que el trabajo, publicado en la revista Nature Genetics, destaca diferentes conjuntos de genes que se observan en las formas más comunes de la enfermedad de Alzheimer, incluido su papel para el sistema inmunológico.

Si desde el principio hubiéramos visto la genética de una enfermedad común, reflexionó Williams, habríamos dicho que se trata de una enfermedad inmunológica.

Por otra parte, en Cuba, en estos momentos, acaba de ser aprobado por la entidad reguladora nacional el registro sanitario condicionado de la NeuroEpo, un medicamento para el Alzheimer leve y moderado. Su condicionalidad se establece para la confirmación de los resultados de un estudio de eficacia clínica fase III.

El medicamento, desarrollado por el Centro de Inmunología Molecular (CIM), del Grupo Empresarial BioCubaFarma, junto a otras instituciones científicas del país, se basa en la obtención de una eritropoyetina con un bajo contenido de ácido siálico, que no induce hematopoyesis y que tiene iguales propiedades neuroprotectoras: la NeuroEPO.

En 2016 la incidencia de la enfermedad de Alzheimer en Cuba era de 1.2 por ciento de la población y se prevé que en el 2030 puede alcanzar un 2.9.  En el Reino Unido, el padecimiento afecta a 850.000 personas.

(*) Periodista cubana especializada en temas científicos y Directora de Cubaperiodistas.

Foto de portada: Europa Press.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.