Club de Robótica, evolución de los Joven Club de Computación en Cuba

Por Yaimi Ravelo/ Video: Victor Villalba Gutiérrez/ Cobertura especial de Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba

Los robots en el mundo actual dejaron de ser fruto de la imaginación y de películas futuristas para convertirse en sustitutos del hombre en las fábricas, comercios, espectáculos y hasta en las tareas cotidianas. 

Aunque esta evolución de la electrónica está propiciada por los avances en el mundo de la informática en los últimos diez años, no estamos lejos de que los robots estén tan integrados en el devenir de la vida humana y que sean tan habituales como los teléfonos inteligentes hoy en día.

Deducir que a este futuro “prometedor” tendrá más fácil acceso los países desarrollados del planeta es obvio para todos. Sin embargo, en una isla del Caribe habitan ingeniosas personas que optan por garantizar lo esencial, el conocimiento.

Durante el enfrentamiento a la pandemia en Cuba un grupo de niños de la provincia de Villa Clara junto a sus profesores del Club de Robótica convirtieron su palacio de computación en una muestra del ingenio ante las carencias materiales provocadas por la crisis económica global.  

Dicho palacio de computación del centro del país fue el vacunatorio durante el proceso de inmunización contra la Covid. El grupo de robótica creó un robot que anunciaba en la sala de espera de la instalación los beneficios que ofrecía la  vacunación y su importancia.

Este robot diseñado con componentes reciclables no solo fue un atractivo para los beneficiados en el proceso de inmunización, fue un medio relevante de concientización para los incrédulos y una muestra de esperanza de los profesionales del futuro cubano.

Pero éste no es el único ingenio a mostrar.

Club de Robótica en Cuba

La génesis del Club de Robótica en Cuba está en la fundación  de Los Joven Club de Computación por Fidel Castro el 8 de septiembre de 1987.

«¡Cuánta envidia! « Fue la frase que escribió Fidel en 1991 al inaugurar el Palacio Central de Computación y Electrónica,  en La Habana. Un visionario que percibió en su humilde pueblo una cantera de profesionales destacados para todas las ramas de la ciencia.

Foto: Archivo del Palacio Central de Computación.

A raíz del desarrollo de la electrónica en Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel en el 2019 dio la tarea de impulsar la robótica en los niños, adolescentes y jóvenes a través de los Joven Club de Computación.

Según la directora nacional de informatización de los Joven Club de Computación y Electrónica, Idelsys Cruz Veitía, el proyecto surge como base del Plan de Desarrollo Económico hasta el 2030. Entonces se dieron a la búsqueda del financiamiento que respaldara el proyecto para todas las unidades organizativas de los Joven Club a nivel nacional.

“Le presentamos el proyecto a la UNESCO, organización que ofreció este financiamiento. Logramos adquirir unos kits con componentes de robótica a partir de los recursos otorgados, éstos se distribuyeron en las cabeceras provinciales de todo el país”, -contó Idelsys a Resumen Latinoamericano.
“En una primera etapa del proyecto hemos llegado a los niños y a los adolescentes de todo el país. En cada cabecera provincial se encuentran algún Joven Club con estos componentes de robótica para que lleguen éstos a los niños de las comunidades.»

Para Cruz Veitía esto despierta en los niños el pensamiento computacional, los ayuda a resolver problemas elementales en la informática. “Antes era difícil que los niños desarrollaran estas capacidades a través de la programación”, -afirmó.

“Tenemos un personal capacitado y preparado para impartir los cursos de robótica, este personal también trabaja con niños discapacitados. Por tanto, al proyecto no solamente se integran los niños que van a las escuelas regulares, también se integran los niños de la educación especial. Estos niños encuentran una vía de explotar todas sus capacidades a través de la robótica.”

El proyecto acoge a todos los niños con interés de participar en los cursos y talleres de robótica, pueden acercarse a los Joven Club de Computación en las cabeceras provinciales y allí son atendidos por los instructores.

«Se lanzan varias convocatorias para diferentes espacios y también trabajamos directamente con las escuelas primarias cercanas a los Joven Club.»

Esta institución asume  la tarea de impulsar la electrónica con el desarrollo de los talleres de robótica y acercarlo a las comunidades con la incorporación de los niños y niñas desde edades tempranas.

“La robótica es la evolución de la electrónica pues lleva muchos componentes de electrónica, por eso le enseñamos  a los niños una base de electrónica y a través del Scratch obtienen los conocimientos iniciales para aprender la robótica.”

Los talleres de robótica

EL Club de Robótica tiene como objetivo crear las capacidades y los conocimientos a los niños y niñas en materia de programación y de Scratch. Los principales contenidos en los talleres responden a:

-Introducción a la robótica.

-Programación de Scratch.

-Electrónica.

Maquetas instructivas.

La directora de informatización afirma que estos conocimientos les permiten desarrollar el pensamiento computacional y darle solución a problemas que respondan a los objetivos del desarrollo sostenible.

“Este proyecto tiene como principio la equidad, pues las niñas también participan y tributa al empoderamiento de la mujer en las ciencias”, -acotó.

Al ser un proyecto de carácter vocacional los niños se van inclinando al estudio de las carreras de ciencia, serían nuestros hombres y mujeres del futuro de la ciencia en nuestro país.

“Aspiramos que al acercarse a nuestros talleres, opten por ser los hombres y mujeres de ciencia que necesita el país para alcanzar mayor desarrollo y dar un salto en la transformación digital y tecnológica.” 

El taller de robótica comenzó en el Palacio pero en corto tiempo ha ganado protagonismo en varias provincias del país, como: Villa Clara, Santiago de Cuba, Holguín. Son provincias con resultados destacados en muy poco tiempo.

En Cuba 3.070 niños / niñas  y adolescentes hasta la fecha participaron en cursos y talleres de robótica desde el 2019.

Con una duración de tres meses para todos los niveles, las clases y talleres son los sábados cada 15 días. Los primeros cuatro cursos les ofrecen a los niños los conocimientos básicos para darle funcionalidad a los robots a través de las diferentes aplicaciones creadas por ellos mismos.

Ingenio de las cubanas y cubanos

Muchas de las aplicaciones que los niños desarrollan en los talleres responden a problemas cotidianos en nuestra sociedad, como los relacionados con la energía eléctrica.

Una característica importante de los talleres de robótica es que trabajan con componentes reciclables. Tienen un equipo de trabajo que se dedica a la recuperación de todos los componentes que puedan ser utilizados para impulsar la robótica.

“Desde el 2019 venimos desarrollando la robótica en el país con los profesionales de los Joven Club y familiares de los niños. En enero del 2021 con la financiación para la robótica por parte de la UNESCO nuestros talleres se impulsan con esta tecnología,” explicó Daylin Pérez de la Rosa, directora de comunicación del Palacio de Computación en La Habana.

No solo fue el Palacio de Villa Clara quien mostró innovaciones para soluciones de problemas puntuales dentro de la comunidad.

El Palacio de Computación de la capital es custodiado por un robot fabricado también con componentes reciclables. Rolando Moitt, diseñador y jefe de robótica y electrónica junto a los niños crearon un nuevo miembro para la familia. 

La cabeza del robot es una batidora. Su tronco; un espaldar de silla. Los brazos que saludan son soportes metálicos para televisores. Este amigo electrónico desinfecta las manos de las/los visitantes mediante una impresora que funciona como dispensador. Dos pistolas de silicona simulan sus manos.

Componentes reciclados de robótica también se aplican en el sistema de vigilancia de la instalación. Para el encendido y apagado de luces sus sensores están hechos con componentes de robótica. Un sistema automatizado creado por ellos para llenar los tanques de agua contribuye al ahorro.

Idelsys Cruz señaló que en Sancti Espíritus uno de los instructores trabaja con los niños  la robótica también con componentes reciclados y han obtenidos resultados destacados. Como también en Santiago de Cuba y en La Habana.

El municipio capitalino  Arroyo Naranjo es ejemplo del trabajo en la comunidad del Club de Robótica en la capital. Un grupo de familiares y niños  de este municipio durante la pandemia se unieron y desarrollaron muchos talleres de robótica con componentes reciclables de manera online.

Los padres encontraron en esta iniciativa una inmensa tranquilidad, pues los niños progresaron y sobrellevaron el aislamiento social de manera más sana  para ellos. Estos niños asociados al Joven Club de Arroyo Naranjo obtuvieron muy buenos resultados en la primera competencia nacional de robótica en Cuba.

“El propósito ahora es llegar a los municipios más alejados porque los talleres de robótica están en las cabeceras provinciales y los niños de las comunidades más apartadas les es difícil el acceso,” –dijo Idelsys Cruz Veitía.

Competencias de Robótica

Este mes de abril fue la segunda convocatoria a la competencia de robótica nacional online. Se presentaron  un total de 24 defensas, divididas en temáticas como Programación en bloque, Diseño de circuitos para aplicaciones de robótica en móviles y tablets con APP Inventor 2.

Idelsys Cruz Veitia (izquierda) y Daylin Pérez de la Rosa (derecha), aseguran ver en las niñas y niños cubanos la obra de Fidel.

Entre los títulos recibidos figuran Salvando al planeta, ECO parque, Coma Kart, Protégeme de la COVID, Mi muñeca y el Internet de las cosas, entre otros.

En esta competencia participaron niños de todo el país integrado a los talleres y también niños aptos para la competencia aunque no estén afiliados a los talleres, capacitados desde la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y otros que provienen de Politécnicos de Electrónica.

Esta modalidad online de las competencias de robótica nacionales permitió que durante la pandemia continuara el desarrollo de las habilidades en los practicantes más jóvenes de la isla.

“Tenemos niños talentos que han participado en competencias internacionales de robótica, con su desempeño alcanzaron reconocimiento y certificación internacional en la robótica.”

Según la directora de informatización los llaman niños talentos porque desarrollan las capacidades que permiten su participación para estas competencias de carácter internacional.

Aspiramos en un futuro cercano presentar a más niños talentos en este tipo de competencias.”

Las últimas Olimpiadas Scratch se realizaron en septiembre del 2021, aquí se presentaron varios niños cubanos que participaron en la competencia nacional online de robótica que se realizó en el mes de abril del 2021. Dos de los niños que participaron  alcanzaron muy buenos resultados, uno obtuvo 8vo lugar y otro en su categoría mereció el primer lugar para esta olimpiada.

El primer lugar fue para aplicaciones con un lenguaje de programación para la robótica, video juegos y multimedia en el lenguaje de programación Scratch que es muy asequible para los niños y jóvenes.

Los Joven Club de Computación en Cuba no solo busca el desarrollo de la robótica como evolución de la electrónica para el desarrollo del país. Esta institución piensa en el futuro sin olvidar el pasado; quienes forjaron los cimientos de la gran obra.

Durante esta época difícil para las personas de la tercera edad en la sociedad cubana, sostienen el reto de enseñarles también a los adultos mayores, las habilidades necesarias para usar las aplicaciones que ofrecen servicios importantes en la actual era de la electrónica.

Fotos: Yaimi Ravelo / Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.