Frente Amplio de Uruguay propone paliar crisis con medidas a favor de los más desfavorecidos

Por Liset García* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Crece la economía uruguaya, pero aumenta la pobreza, caen los salarios y jubilaciones reales y se contrae el mercado interno, horizonte que el Frente Amplio y su militancia han tomado como punto de análisis para trazar un plan de acción y de recomendaciones al gobierno nacional, en aras de mitigar la tensa situación de las familias que quedan fuera de los resultados macroeconómicos, y tienen bolsillos con números en rojo.

El presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, calentó el inicio de esta semana con propuestas de medidas pensadas para resolver la contradicción latente en el país entre los crecimientos globales del país con respecto al 2019, y lo que el uruguayo común ve sobre su mesa, peor aún después del impacto de la pandemia que ennegreció más el panorama social.

En conferencia de prensa, el dirigente destacó que la pobreza y la desigualdad se encuentran en niveles por encima de 2019. En 2021, mientras hubo crecimiento de todos los sectores la pobreza se redujo muy débilmente. Hoy “hay 66 mil personas pobres más que en 2019. En cambio, sí crecen las ganancias de las grandes empresas y de quienes tienen más”, publicó el sitio digital del Frente Amplio.

Denunció que el presupuesto mantiene las afectaciones en los servicios sociales universales, y su caída en términos reales daña fuertemente áreas como la educación y la vivienda.

Señaló que desde hace casi un año, a partir de mayo de 2021, la inflación crece mes a mes, sobre todo en los productos de la canasta familiar, lo cual repercute en la caída real del nivel adquisitivo. A su vez, esta falta de solvencia incide en el consumo interno de los bienes que producen pequeños y medianos productores y de los comerciantes que participan en el mercado, quienes representan dos tercios del empleo total del país e involucran a miles de empresas.

En su cuenta de la red social Twitter, el Frente Amplio remarcó que  Uruguay hoy “es más pobre y desigual y eso no tiene estricta relación con la pandemia, sino con la gestión”.

Mientras tanto, el gobierno ha anunciado un pálido reajuste en las jubilaciones que se incrementarán un 3 % a partir de julio próximo, y, además, un 2 % los salarios del sector público, aumentos que no pasan de ser un paliativo para trabajadores y jubilados, que arrastran la pérdida de poder de compra de sus ingresos.

De este beneficio quedan fuera unos 300.000 trabajadores privados, cuyos salarios podrán ver mejoras, según previsiones, en junio de 2023, y sin esperanzas de recuperar lo perdido en todos los meses de azote de la pandemia y lo que va de 2022.

Y eso que en su promesa de campaña, el actual mandatario Luis Lacalle Pou, dijo que no habría rebaja de salario. Pero al parecer el viento se llevó sus palabras, porque lo cierto es que ha caído 100 millones de dólares.

El Frente Amplio ha reiterado que tampoco las medidas que ahora promueve el gobierno de eliminación de IVA son suficientes. Entre todas pueden significar un ahorro promedio de 0,4%, es decir, en un hogar que gana 30 mil pesos, ahorran 120. Y además, la rebaja del IVA definida, al no haber sido vinculada a pagos electrónicos, no llega a todos los bolsillos de los consumidores.

Esas medidas “son tardías, insuficientes e ineficaces”, así catalogan las medidas gubernamentales, por lo que en su plan de acción los frenteamplistas han propuesto eliminar el IVA en 19 productos de la canasta básica, e incluir el supergás y a quienes realizan compras por medios electrónicos para garantizar la rebaja también a ellos.  

Asimismo proponen eliminar en forma transitoria el IVA al gasoil para las micro, pequeñas y medianas empresas, y reducir en forma transitoria el monto de la tarifa eléctrica a los más empobrecidos de la población, cuyo consumo es menor de 300 Kwh. En el paquete también incluyeron  mantener sin aumento el precio de los combustibles al menos hasta fin de este año.

Al propio tiempo, el FA solicita, entre otros beneficios, el aumento inmediato de los salarios públicos a partir del 1º de mayo, de forma escalonada, con mayor porcentaje para los salarios más bajos, y no como adelanto anunciado en función del ajuste previsto para enero de 2023.

El plan propuesto en definitiva busca dar respuestas a la grave situación que viven miles de ciudadanos, pensando en una estrategia que encuentre una economía en crecimiento, a partir de un aumento de los niveles de inversión pública y del empleo, cuyos frutos sean distribuidos entre muchos.

Ahora tocará al Ejecutivo repensar si en verdad le ha ido tan bien, de acuerdo con declaraciones de Lacalle Pou al valorar sus primeros dos años de gobierno, mientras “el uruguayo y la uruguaya en su casa viendo cómo le empeoró la calidad de vida”, cual si fueran dos realidades paralelas, como apuntó en otro Twitt el Frente Amplio.

Si eso significa ir bien, debe ser porque ha mirado solo su propio su bolsillo.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: UYPress.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: