Otro 11 de julio en Cuba bajo el bloqueo de Estados Unidos

Por Orlando Oramas León* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

 

Pasó un año de los incidentes violentos ocurridos en Cuba el 11 de julio de 2021, y la tranquilidad prevalece en la isla caribeña, que vive hoy otro lunes bajo los efectos de lo que La Habana considera el bloqueo genocida, más largo y cruel de la historia.

Se trata de la política oficial de Estados Unidos hacia la isla caribeña, enfocada en hacer el mayor daño posible a su población, en el afán de separarla del proceso revolucionario iniciado en enero de 1959.

Suman más de 60 años bajo el cerco económico, financiero, comercial y más, porque la vida ciudadana está marcada por las penurias desatadas por toda una madeja de legislaciones, sanciones y prohibiciones.

Aquí se incluyen las 243 medidas punitivas anunciadas hace cinco años en Miami por el entonces presidente Donald Trump, y que su sucesor, el demócrata Joe Biden, ha seguido al dedillo, incluida la inclusión de Cuba en la lista unilateral de Washington de países que apoyan el terrorismo.

Lo decidió Trump poco antes de abandonar la Casa Blanca, cual legado que internacionaliza el cerco a Cuba y lastra su comercio y relaciones financieras.

El presidente Miguel Díaz-Canel consideró la víspera que resultó victoria revolucionaria y popular la que encaró la intentona golpista por revertir la legalidad y orden constitucional aquel 11 de julio de 2021.

Sobre lo ocurrido entonces el mandatario expresó: “Se le ha querido dar otro vuelo a esa fecha, pero si hay algo que celebrar es la victoria del pueblo ante los intentos de realizar un golpe suave”.

Un año pasa volando, dice el dicho, pero en Cuba se trata de 365 días más de encarar y avanzar bajo el más cruel y encarnizado bloqueo, según ha dicho el gobernante.

El bloqueo tiene un impacto real y devastador para las familias cubanas.

Sus daños cuantificables, en más de seis décadas, superan el billón 326 mil 432 millones de dólares.

Este 11 de julio la cuenta seguirá aumentando.

Faltarán medicamentos que el gobierno de Estados Unidos prohíbe expresamente que el Ministerio de Salud Pública importe, incluidos aquellos que se utilizan para enfrentar el cáncer en la población infantil.

También habrá escases de otros insumos necesarios para el día a día en cualquier país.

A la par Cuba tendrá que pagar más por comprar alimentos en mercados lejanos y sorteará las dificultades impuestas para importar los combustibles. Eso y más

Será otro día bajo el bloqueo, pero también de repulsa mundial a esa política genocida y de reconocimiento y solidaridad hacia Cuba.

O como lo suscribió Díaz-Canel en su cuenta en Twitter este lunes 11 de julio, que amaneció soleado en la mayor de las Antillas: «La Revolución Cubana es el pueblo digno y heroico, que resiste y crea».

 

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: Yaimi Ravelo/ Archivo Resumen Latinoamericano.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.