Cantamos a Pablo desde esta isla

Fue allá, por esos años en que el tiempo era lugar, donde un poeta escribió que la política llegaba a la raíz del mundo y los dispositivos se apilaban en el centro de la flor.

Fue allá, por esos lugares que eran tiempo y gesto, política en flor, que aprendimos a cantar al poeta que se nos va.

No nos avergonzamos por sentir propia la partida, por sentir la ausencia y llorar sin la mascarada de esa justificación que necesita, débil, separar arte y política.

A media noche, como duelo nuestro, por el derecho a duelo de quien es de muchos, cantamos «El breve espacio», «Para vivir», «Yolanda», «Amo esta isla», «Buenos días América», «Cuba va»…

A media noche y más, porque la política nos sigue empujando, cantamos a Pablo desde esta isla y, en ese canto, junto a otro poeta decimos «No lo van a impedir…»

Tomado de La Tizza.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: