Argentina: Con presos políticos no hay democracia

El 10 de Diciembre está marcado en el calendario como el Día Internacional de los Derechos Humanos, y además, en ésta tierra, se pretende celebrar la democracia por ser el día que asumió Raúl Aflonsín la presidencia luego de derrotada la dictadura militar.

Hace 7 años que en la Argentina Milagro Sala se encuentra presa por razones políticas. Por haber organizado a los más humildes de su tierra contra un sistema económico, político, social y cultural que se siente dueña de la Provincia de Jujuy y hoy la mantiene cautiva por decisión de Gerardo Morales y la familia Blaquier.

Celebrar la democracia y los Derechos Humanos con presos políticos en la Argentina implica naturalizar las condiciones de profunda injusticia social que está agigantando la peligrosa crisis de representación política que resulta inocultable en el país.

Aprendimos de Perón que “La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del pueblo”.

Nadie puede naturalizar una democracia conviviendo con la disciplina a un programa económico del FMI, en la que la vida institucional del país tolera la existencia de presos políticos como Milagro Sala que arrastrará siete años de prisión, tres bajo un gobierno que promovía su liberación antes de asumir el mandato.

Nos vamos a encontrar reclamando una nueva Navidad sin presas y presos políticos en la Argentina.

LIBERTAD A MILAGRO SALA Y TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS DE LA ARGENTINA.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: