Lavrov compara las acciones de EEUU en la creación de una coalición contra Rusia con las de Hitler

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, ofreció su rueda de prensa anual sobre los principales resultados de la política exterior rusa de 2022.

La crisis económica mundial se estaba gestando mucho antes del inicio de la operación militar especial en Ucrania, declaró Lavrov.

«No cabe duda de que nuestros colegas occidentales intentaron convertir a Ucrania y lo que está ocurriendo a su alrededor en los principales acontecimientos políticos, mediáticos y económicos, culpando a Rusia de la llamada agresión contra Ucrania como causa de todos los males de la economía mundial», afirmó.

Sin embargo, añadió que las estadísticas del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y otros organismos internacionales demuestran de forma convincente que la crisis se estaba gestando mucho antes de que se iniciara la operación militar especial.

Los volúmenes de apoyo a Kiev indican que Occidente se ha jugado mucho en la guerra contra Rusia, agregó al cuestionar que los países occidentales mientan al afirmar que no están en guerra con Rusia en Ucrania.

«Cuando nuestros socios occidentales niegan y se jactan de que no están en guerra con Rusia, de que solo están ayudando a Ucrania a hacer frente a la ‘agresión’ y a restaurar su integridad territorial, están engañando. Los volúmenes de apoyo muestran claramente que Occidente se ha jugado mucho en esta guerra contra Rusia», declaró.

Las sanciones contrarias a los postulados occidentales se están utilizando contra Rusia, pero pronto podrían utilizarse contra cualquier Estado que se niegue a seguir las órdenes de Estados Unidos, señaló Lavrov.

La demonización, el chantaje, las sanciones, la amenaza de la fuerza y la línea de Occidente de destruir los lazos tradicionales de los socios históricos son medios utilizados por EEUU contra sus rivales, prosiguió.

«La política del dictado de Washington en asuntos internacionales significa lo siguiente: ‘Se nos permite hacer lo que queramos, donde queramos, en cualquier confín de la Tierra. Los demás no pueden hacer nada sin nuestro consentimiento, aunque su seguridad se vea amenazada'», cuestionó el alto funcionario.

El ministro apuntó que los que eligieron a Rusia, los que creyeron que las tradiciones unían a Ucrania y Rusia, fueron castigados primero con delicadeza y luego sin piedad.

«La creación de un Estado nazi policial [en Ucrania] está en pleno apogeo. Ahora está esencialmente terminado con la bendición de Occidente», destacó.
EEUU formó una coalición con el objetivo de «resolver definitivamente la cuestión rusa» para que Rusia sufra una derrota estratégica. La declaración de cooperación entre la UE y la OTAN sitúa explícitamente a Europa en una posición subordinada a la Alianza del Atlántico Norte. La agenda expresamente confrontacional de la UE y la OTAN ha sido proclamada al mundo entero en esta declaración, pone explícitamente a los europeos en subordinación a la Alianza en la contención geopolítica de Rusia y China, afirmó Lavrov.

A continuación, comparó la actuación de EEUU al crear una coalición contra Rusia con la de Adolf Hitler, quien luchó contra la URSS.

«Al igual que Napoleón, que movilizó a prácticamente toda Europa contra el Imperio ruso, al igual que Hitler movilizó, invadió, puso bajo las armas a la mayoría de los países europeos y los lanzó contra la Unión Soviética, ahora EEUU organizó una coalición de prácticamente todos los europeos que son miembros de la OTAN y no solo, miembros de la UE también, a través de Ucrania para poder hacer la guerra contra nuestro país con la misma tarea: la solución final de la ‘cuestión rusa’. Al igual que Hitler quería resolver la ‘cuestión judía’, ahora, si lees a los políticos occidentales, (…) dicen sin ambigüedades que Rusia debe sufrir una derrota estratégica», comentó.

En la región indopacífica, Occidente puso en marcha la creación de un bloque contra Rusia y la República Popular de China, enfatizó el ministro.

A través de Ucrania, Occidente libra una guerra cuyo objetivo es la solución definitiva de la cuestión rusa, puntualizó. En este contexto, agregó que Occidente quiere «robar a todo el mundo» en las nuevas condiciones geopolíticas.

«He escuchado la nueva idea de [el presidente de Francia] Emmanuel Macron de convocar una conferencia de Estados europeos, incluidos los países de la Unión Europea, la Asociación Oriental, los emigrantes de Rusia que son políticamente activos, así como representantes de las regiones rusas. La situación refleja un rumbo hacia la dominación global bajo amenaza de castigo», denunció.

En cuanto a Asia, el ministro destacó a Japón, que, en su opinión, se encamina hacia la militarización con las correspondientes enmiendas a su Constitución en trámite.

«Japón está tomando de nuevo el camino de la militarización. Va a haber un cambio, según tengo entendido, en los artículos de la Constitución que se lo impiden. Así que el proceso ha comenzado», anotó.

«En lugar de buscar el consenso, se están creando bloques militares, como el AUKUS, en el que Japón avanza hacia la militarización», apuntó.

Operación militar especial rusa

Lavrov subrayó que los objetivos de la operación militar especial no son inventados y que están determinados por las amenazas a la seguridad de Rusia. En Ucrania «no debe instalarse ninguna infraestructura militar que suponga una amenaza para Rusia», ni perseguir y acosar a los ciudadanos de habla rusa.

«Los intereses de las posiciones [de Rusia] en el mundo están, en primer lugar, en nuestra vecindad inmediata. En Ucrania, como en cualquier otro territorio fronterizo con la Federación de Rusia, por supuesto, no debe haber ninguna infraestructura militar que suponga una amenaza directa para nuestro país», indicó.

El alto funcionario aseveró que la humillación de los rusos en Ucrania es inaceptable y que estos asocian con Rusia la protección de sus legítimos intereses.

«En Ucrania no debe haber discriminación, ni persecución de nuestros compatriotas que por voluntad del destino resultaron ser ciudadanos del Estado ucraniano, pero que quieren preservar su lengua, su cultura, sus tradiciones y educar a sus hijos en estas tradiciones, subrayo, en plena conformidad con la Constitución de Ucrania, que establece que garantiza el libre desarrollo, uso y protección del ruso y otras lenguas minoritarias de Ucrania. En ella se señala específicamente al ruso, y esta Constitución mantiene su vigencia», comentó.

«En septiembre de 2021, [el presidente ucraniano, Volodímir] Zelenski dijo que en el este [del país] viven ‘especímenes’, no personas, y que si algún ciudadano ucraniano se siente ruso, ‘por el bien de sus hijos debería irse a Rusia’. Lo dijo la misma persona que ahora declaró que sueña con que todos seamos iguales y cada uno pueda vivir como quiera. Está claro que estas bellas palabras se emiten por las exigencias de Occidente, pero todo esto caracteriza fuertemente al régimen actual, y está claro por qué no podemos renunciar a los objetivos, a los objetivos básicos de la operación militar especial», manifestó Lavrov.

Además, opinó que en Ucrania se destruye y prohíbe la institución de preservar las tradiciones, la historia y su transmisión de generación en generación y que «así es como Occidente lucha contra nuestros valores».

El ministro subrayó también que los actuales eventos en Ucrania son «el resultado de muchos años de preparación por parte de EEUU y sus satélites para lanzar una guerra híbrida global contra Rusia». Según él, ya «nadie lo oculta mucho».

«Estamos dispuestos a responder a cualquier propuesta seria. Occidente decide por Ucrania, fue él quien prohibió a Ucrania negociar con Rusia, y ahora lo prohíbe: necesitan más armas. Hubo una reunión entre el jefe de la CIA [William] Burns y [el director del Servicio de Inteligencia Exterior ruso] Serguéi Narishkin. Esta reunión fue sugerida por [el presidente de EEUU, Joe] Biden. No hubo revelaciones», recordó Lavrov.
En conclusión, declaró que «la guerra terminará algún día y Rusia defenderá la verdad».

Perspectivas de negociaciones con Ucrania

En lo que respecta a las perspectivas de negociaciones, en las palabras del ministro, «se las ha considerado docenas de veces».

«Cuando apoyamos la petición de negociaciones de Ucrania, el proyecto de acuerdo propuesto por Ucrania, se le dio un tirón de orejas. Durante todo el verano y principios del otoño [boreal], los representantes occidentales decían que era demasiado pronto para pasar a las negociaciones, que había que dar más armas. Zelenski presentaba iniciativas absurdas, en las que se amontonaba todo: arrepentimiento ruso, tribunal, condena. Las negociaciones con Zelenski están descartadas porque prohibió legalmente las negociaciones con Rusia», señaló.

Sin embargo, Zelenski presenta ridículas iniciativas de paz para resolver el conflicto, según el ministro. No se puede hablar de negociaciones con Zelenski, aseguró Lavrov. Aunque Rusia está dispuesta a «considerar cualquier propuesta seria de Occidente para negociar, pero hasta ahora no ha habido ninguna».

Asimismo, recordó los Acuerdos de Minsk, subrayando que sus tres firmantes, excepto el presidente ruso, Vladímir Putin, dijeron que el documento existía para ganar tiempo y conseguir más armas.

«Toda esta cháchara occidental de que ellos están listos [para las negociaciones], pero nosotros [no estamos listos]… todo esto es maligno. (…) Estaremos dispuestos a responder a cualquier propuesta seria. Hasta ahora no vemos ninguna propuesta seria. Estaremos dispuestos a estudiarlas y tomar una decisión», resaltó Lavrov.

Además, desde Occidente, continuó, a través de canales no oficiales, se ofrece mantener conversaciones sobre cuestiones problemáticas en terreno neutral.

En el mismo contexto, apuntó que los países occidentales no permiten que Ucrania tome decisiones por sí misma.

«Oímos los conjuros de Occidente de que ‘ni una palabra sobre Ucrania sin Ucrania’. En realidad, Occidente decide por Ucrania. También prohibieron que Zelenski llegara a un acuerdo con Rusia a finales de marzo. Occidente decide, y decide sin Ucrania para Ucrania», afirmó Lavrov.

Recalcando la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Ucrania, el funcionario consideró que «fue saboteada y no logró resolver el conflicto de forma que se evitara el sufrimiento».

Un mundo multipolar

Lavrov sostuvo que el proceso de formación de un orden mundial multipolar llevará mucho tiempo y requerirá cierta época histórica y que ahora estamos en medio de este proceso.

«En el marco de nuestros contactos con la Organización de Cooperación de Shanghái, la Comunidad de Estados Independientes, los BRICS y las asociaciones asiáticas, africanas y latinoamericanas, tratamos de construir formas de interacción que nos beneficien y en las que no puedan influir quienes quieren gobernar el mundo», explicó el ministro ruso.

Las sanciones contra Rusia, en su opinión, están impuestas para que el pueblo ruso haga una revolución.

«El frenético intento de mantener el dominio por todos los medios confirma que Washington intenta detener la formación de un mundo multipolar que se produce de forma natural», indicó Lavrov.

Así que Rusia va a trabajar con sus socios fiables para construir formas de interacción que le beneficien y que no puedan ser influenciadas por quienes quieren poner el mundo entero bajo su control, resumió el ministro.

«Contábamos con que Europa comprendiera que la OTAN no puede ser empujada hacia el este en contra de los compromisos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa [OSCE]. Ninguna organización del área de la OSCE puede reclamar un papel dominante. La misma fórmula está escrita en los documentos del Consejo Rusia-OTAN al más alto nivel», recordó Lavrov.

Lavrov cree que la antigua relación entre Rusia y Occidente dejará de existir.

«Lo dijimos hace mucho tiempo: no habrá más situaciones en las que nos mientan, firmen documentos, se nieguen a aplicarlos, como ocurrió con la declaración de la OSCE en Astaná, el Consejo OTAN-Rusia, los acuerdos para regular la situación en Ucrania firmados por Alemania, Francia y Polonia, los acuerdos de Minsk… Todo este tiempo nos mintieron a la cara», anotó.

Acciones de EEUU en la arena mundial

Lavrov denunció que EEUU ha invadido territorios extranjeros unas 300 veces desde el final de la Guerra Fría.

«EEUU destruyó a Irak y Libia. En Yugoslavia decidió romper los Balcanes, incluso para complacer a Alemania, que reconoció a Croacia y Eslovenia, cortando las oportunidades de crear un formato diferente entre los países balcánicos», profundizó.

En sus palabras, «nadie pensó en ningún tribunal cuando EEUU invadió Siria y empezó a arrasar ciudades sirias como Al Raqa».

«Cuando la Corte Penal Internacional decidió ocuparse de los crímenes estadounidenses en Afganistán, EEUU amenazó a la máxima autoridad judicial con sanciones», redondeó Lavrov.

Posición de otros paises respecto al conflicto en Ucrania

En cuanto a otros países europeos, Lavrov calificó de «monólogo primitivo» el discurso del presidente finlandés sobre las acciones de Rusia en Ucrania. Además, añadió que el rápido cambio de postura de Helsinki respecto al país euroasiático «sorprende a Moscú», pero Rusia «tomará medidas militares y técnicas en su lado de la frontera si Suecia y Finlandia entran en la OTAN».

Resaltó también la valentía de Georgia para no ceder a las presiones para que se una a las sanciones antirrusas de Estados Unidos y la Unión Europea.
«Vemos cómo Georgia, al igual que prácticamente el resto de países, son presionados por Occidente. (…) Les exigen sumarse a las sanciones contra Rusia. Merece respeto que un pequeño país y su Gobierno tengan coraje para decir que seguirán sus propios intereses», dijo.

El jefe de la diplomacia rusa abogó por la pronta reanudación de los vuelos directos con Georgia.

Además, calificó de honesta la declaración del presidente croata sobre la «guerra de la OTAN».

«Recientemente, el presidente croata [Zoran] Milanovic dijo que era la guerra de la OTAN. Francamente, sinceramente», destacó.

Socios árabes

Ninguno de los países árabes, en sus palabras, se sumó a las sanciones contra Rusia, pese a las presiones de Occidente.

«Los árabes son nuestros amigos leales desde hace mucho tiempo. Veo una comprensión de nuestra posición, una comprensión de que no se trata de Ucrania, sino precisamente de la lucha por un nuevo orden mundial entre los que creen que el mundo debe estar sometido a ellos y los que quieren que el orden mundial sea democrático», indicó Lavrov.

El canciller reveló que una delegación de diplomáticos occidentales se presentó ante el secretario general de la Liga Árabe tres días antes de su discurso en El Cairo para exigir que lo cancelara, que condenara públicamente a Rusia y que no se fotografiara con el ministro de Exteriores ruso. Sin embargo, todas las demandas fueron rechazadas.

Oriente Medio

Sobre la cuestión siria, Lavrov destacó que la resolución 2.254 ddel Consejo de Seguridad implica unas elecciones en las que participe toda la población siria.

«Occidente espera imponer algún tipo de elecciones en las que participen refugiados, y entonces se asegurarán un voto ‘adecuado’ para la oposición que están alimentando», agregó.

Además, Rusia tiene previsto mantener contactos de alto nivel con las autoridades iraquíes, mencionó el ministro.

«No abandonamos nuestros esfuerzos ni en la cuestión palestina, ni en Siria, ni en la solución libia, ni en Irak. Ahora estamos planeando contactos de alto nivel con nuestros colegas iraquíes», expuso.

Relaciones con China

Asimismo, anotó que las relaciones de Rusia con China «atraviesan el mejor momento de su historia».

«No es una unión ni una alianza, pero es más fuerte que una alianza. La relación es de confianza, respetuosa y basada en el equilibrio de intereses», detalló.

La proporción del comercio entre ambos países en monedas nacionales, según él, alcanzó cerca de la mitad del volumen de negocio y va a aumentar.

Lavrov está convencido de que los líderes estadounidenses y europeos cometen el error de intentar contener a Rusia y China al mismo tiempo.

«EEUU no podría haberlo hecho solo. No es casualidad que hayan esclavizado a Europa, lo estén haciendo con Japón y quieran involucrar a Indonesia, Canadá y Corea del Sur. Para seguir su curso de dominio en la contención de Rusia y China, EEUU no es lo suficientemente fuerte. Esto requiere una movilización completa del campo occidental», señaló.

También abordó el amplio enfrentamiento entre Occidente y China.

«Entendemos que China está mucho más profundamente integrada en los procesos de globalización: tiene una economía más grande, mayores reservas. Para China, salir de la dependencia occidental es mucho más difícil que para Rusia. El colapso de las sanciones nos ha ayudado en cierto modo a llegar a la conclusión de que no se puede confiar en esta gente, que nos estaba engatusando para entrar en su sistema económico», insistió.

El ministro está seguro de que, en cuanto a la cuestión de Taiwán, Occidente esbozó condiciones inaceptables para el país asiático y para el derecho internacional.

«China entiende que permanecer dentro del sistema occidental es un riesgo para los intereses fundamentales de China», confía Lavrov.

Lazos con Asia Central

Las relaciones de Rusia con Asia Central se están desarrollando intensamente, comunicó Lavrov. Según él, existen formatos colectivos de trabajo activo (CEI, OCS, Unión Económica Euroasiática, OTSC, donde tres países de Asia Central son miembros de pleno derecho), así como formatos adicionales, por ejemplo, ‘cinco más uno’, cinco países de Asia Central más Rusia.

«Nunca prohibimos a nuestros socios comunicarse con otros países, a diferencia de Occidente, que ha instado a los socios centroasiáticos de Rusia a apoyar precisamente al bando occidental en la cuestión de Ucrania, a riesgo de perder mercados e inversiones», concluyó.

Rusia y América Latina

Las relaciones entre Rusia y los países de América latina van en aumento, declaró Lavrov.

«Hemos creado un mecanismo a nivel ministerial para coordinar nuestros planteamientos entre Rusia y la CELAC. Hubo reuniones en el formato de Rusia y cuatro países de la CELAC un par de veces. A continuación, debido a las restricciones por el COVID-19 todo tuvo que ser pospuesto, pero en un futuro próximo vamos a reanudar esta cooperación», indicó.

Además, mencionó que en la región hay países con los que Rusia coopera desde hace mucho tiempo: Cuba, Venezuela y Nicaragua.

«Nos interesa tener otros países de América Latina en nuestras prioridades. No tenemos la doctrina Monroe. Cuando vamos a una determinada región, no subordinamos otro país a nuestros intereses», expresó el canciller ruso.

Contactos con Japón

«Tenemos una relación, tenemos embajadas, un embajador sustituto está a punto de ir a Tokio. Creemos que es importante escuchar al interlocutor y transmitirle nuestras preocupaciones. No recuerdo ningún contacto aparte de las embajadas. Los colegas japoneses congelaron los contactos por iniciativa propia y empezaron a hacer declaraciones beligerantes. Lo estamos escuchando y sacando conclusiones», apuntó Lavrov.

Hace cinco o seis años, prosiguió, el presidente ruso y el primer ministro japonés estaban estudiando la redacción y el borrador de un tratado de paz.
«En algún momento los japoneses dijeron que no necesitaban un gran tratado de paz, esbozando los principios de cooperación basados en la buena vecindad, esbozando la cooperación humanitaria. Se negaron: ‘¿Para qué necesitamos un documento tan pomposo?’. Las discusiones internas eran sencillas: renunciar a las dos islas y concluir un tratado de paz. Cuando los japoneses fueron duros con esto, le pregunté a un japonés qué opinaba.

Respondió: ‘Sí, ahora mismo el primer ministro está interesado en las relaciones con Rusia, los contactos son regulares’. Pero si los japoneses deciden de repente un día que no obtendrán estas cuatro islas, pasarán a formar parte del bando de los más acérrimos opositores de Rusia», resumió el ministro.

En la actualidad, cerca de las islas japonesas, según él, Rusia tiene la intención de hacer todo lo posible para garantizar su seguridad, ya que la política de militarización del país asiático no favorece la normalización de las relaciones con Moscú.

Interacción con África

Lavrov calificó de «provocación estadounidense» el proyecto de ley del Congreso de EEUU para combatir las actividades rusas en África, que perjudica ante todo a los propios africanos y refleja el enfoque colonial de Occidente hacia los países del continente.

Este 18 de enero, la canciller de Sudáfrica, Naledi Pandor, anunció que la república no apoya la idea de un mundo unipolar. También declaró que el proyecto de ley del Congreso estadounidense para combatir las actividades rusas en África es contrario al derecho internacional y debe ser retirado.

«Sobre cómo puede afectar a nuestras relaciones con África, creo que sus comentarios ya contienen la respuesta. Probablemente no todos los países africanos puedan expresar su postura con tanta claridad a través de su representante. Quizá influyan factores subjetivos de carácter personal, y algunos de nuestros colegas africanos no reaccionen con la fuerza que deberían», añadió.

Lavrov dijo que no le cabía duda de que incluso quienes no hacen comentarios sobre tales «provocaciones estadounidenses» siguen teniendo la profunda convicción en su corazón de que «esta ley perjudica en primer lugar a los africanos».

«En primer lugar, no se les ve como iguales: se trata de una mentalidad puramente colonial en la nueva dimensión. Y en segundo lugar, ya saben, cuando el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, aún estaba en la Administración Trump, viajó por África y celebró mítines o ruedas de prensa en actos públicos: instó a todo el mundo a dejar de comerciar con Rusia y China, porque tanto Rusia como China lo hacen para lucrarse, en su propio beneficio y en detrimento de los africanos», detalló.

Ahora, el proceso de cambio a moneda nacional con los países africanos está en marcha, según el alto funcionario.

Tomado de Sputnik / Foto de portada: Sputnik / Svetlana Shevchenko.
 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: