Exembajador de EEUU destapa las razones de crisis en Ucrania

En un pormenorizado análisis de la crisis que involucra a Estados Unidos, la OTAN, Rusia y Ucrania, el experto aborda la historia del problema, y quienes impulsaron las tensiones actuales.

Por Jack F. Matlock , Jr. 

La crisis de hoy sobre Ucrania era previsible y evitable

Cada día se nos dice que la guerra en Ucrania puede ser inminente. Se nos dice que las tropas rusas se están concentrando en las fronteras de Ucrania y que podrían atacar en cualquier momento. Se está aconsejando a los ciudadanos estadounidenses que abandonen Ucrania y se está evacuando a los dependientes del personal de la embajada estadounidense. Mientras tanto, el presidente ucraniano ha aconsejado que no cunda el pánico y ha dejado claro que no considera inminente una invasión rusa. Vladimir Putin, el presidente ruso, ha negado que tenga intención de invadir Ucrania. Su exigencia es que cese el proceso de incorporación de nuevos miembros a la OTAN y que, en particular, Rusia tenga la seguridad de que Ucrania y Georgia nunca serán miembros. El presidente Biden se ha negado a dar esa garantía, pero ha dejado clara su disposición a seguir discutiendo cuestiones de estabilidad estratégica en Europa. Mientras tanto, el gobierno ucraniano ha dejado claro que no tiene intención de aplicar el acuerdo alcanzado en 2015 para reunificar las provincias del Donbás en Ucrania con un amplio grado de autonomía local, un acuerdo con Rusia, Francia y Alemania que Estados Unidos respaldó.

Quizá me equivoque -trágicamente-, pero no puedo descartar la sospecha de que estamos asistiendo a una elaborada farsa, groseramente magnificada por destacados elementos de los medios de comunicación estadounidenses, para servir a un fin político interno. Ante el aumento de la inflación, los estragos de Omicron, la culpa (en su mayor parte injusta) por la retirada de Afganistán, más el fracaso en conseguir el apoyo total de su propio partido para la legislación Build Back Better, la administración Biden se tambalea bajo unos índices de aprobación en declive justo cuando se prepara para las elecciones al Congreso de este año. Dado que parece cada vez más improbable que se produzcan «victorias» claras en los problemas internos, ¿por qué no fabricar una haciendo creer que impidió la invasión de Ucrania al «enfrentarse a Vladimir Putin»? En realidad, lo más probable es que los objetivos del presidente Putin sean los que él dice que son, y como viene diciendo desde su discurso en Múnich en 2007. Para simplificar y parafrasear, yo los resumiría como: «Tratadnos con al menos un mínimo de respeto. No les amenazamos a ustedes ni a sus aliados, ¿por qué nos niegan la seguridad que insisten para ustedes?».

En 1991, cuando la Unión Soviética se derrumbó, muchos observadores, ignorando el rápido desarrollo de los acontecimientos que marcaron el final de los años ochenta y el comienzo de los noventa, consideraron que era el fin de la Guerra Fría. Estaban equivocados. La Guerra Fría había terminado al menos dos años antes. Terminó mediante una negociación y fue en interés de todas las partes. El presidente George H. W. Bush esperaba que Gorbachov consiguiera mantener a la mayoría de las doce repúblicas no bálticas en una federación voluntaria. El 1 de agosto de 1991, pronunció un discurso ante el parlamento ucraniano (la Verkhovna Rada) en el que respaldó los planes de Gorbachov para una federación voluntaria y advirtió contra el «nacionalismo suicida». Esta última frase se inspiró en los ataques del líder georgiano Zviad Gamsakurdia a las minorías en la Georgia soviética. Por razones que explicaré en otro lugar, se aplican a la Ucrania de hoy. En resumen: A pesar de la creencia generalizada, tanto entre la «masa» de Estados Unidos como entre la mayoría del público ruso, Estados Unidos no apoyó, y mucho menos provocó, la desintegración de la Unión Soviética. Apoyamos en todo momento la independencia de Estonia, Letonia y Lituania, y uno de los últimos actos del parlamento soviético fue legalizar su reclamación de independencia. Y, por cierto, a pesar de los temores frecuentemente expresados, Vladimir Putin nunca ha amenazado con reabsorber a los países bálticos ni con reclamar ninguno de sus territorios, aunque ha criticado a algunos que negaban a los rusos étnicos los plenos derechos de ciudadanía, un principio que la Unión Europea se compromete a hacer cumplir.

Pero pasemos a la primera de las afirmaciones del subtítulo:

¿Era evitable la crisis?

Bien, puesto que la principal exigencia del Presidente Putin es la garantía de que la OTAN no admitirá más miembros, y en concreto no a Ucrania ni a Georgia, evidentemente no habría existido ninguna base para la crisis actual si no se hubiera producido la expansión de la alianza tras el final de la guerra fría, o si la expansión se hubiera producido en armonía con la construcción de una estructura de seguridad en Europa que incluyera a Rusia.

Tal vez deberíamos analizar esta cuestión de forma más amplia. ¿Cómo responden otros países a las alianzas militares extranjeras cerca de sus fronteras? Ya que estamos hablando de la política norteamericana, tal vez deberíamos prestar algo de atención a la forma en que Estados Unidos ha reaccionado a los intentos de extranjeros de establecer alianzas con países cercanos. ¿Alguien recuerda la Doctrina Monroe, una declaración de una esfera de influencia que abarcaba todo un hemisferio? Y lo decíamos en serio. Cuando nos enteramos de que la Alemania del Kaiser intentaba alistar a México como aliado durante la primera guerra mundial, eso fue un poderoso incentivo para la posterior declaración de guerra contra Alemania. Luego, por supuesto, durante mi vida, tuvimos la crisis de los misiles en Cuba, algo que recuerdo vívidamente ya que estuve en la embajada estadounidense en Moscú y traduje algunos de los mensajes de Khrushchev a Kennedy.

¿Debemos considerar acontecimientos como la Crisis de los Misiles de Cuba desde el punto de vista de algunos de los principios del derecho internacional, o desde el punto de vista del comportamiento probable de los líderes de un país si se sienten amenazados? ¿Qué decía el derecho internacional en aquel momento sobre el empleo de misiles nucleares en Cuba? Cuba era un Estado soberano y tenía derecho a buscar apoyo para su independencia desde cualquier lugar que eligiera. Había sido amenazada por Estados Unidos, incluso con un intento de invasión, utilizando cubanos anticastristas. Pidió apoyo a la Unión Soviética. Sabiendo que Estados Unidos había desplegado armas nucleares en Turquía, un aliado de Estados Unidos que en realidad era limítrofe con la Unión Soviética, Nikita Khrushchev, el líder soviético, decidió colocar misiles nucleares en Cuba. ¿Cómo podía objetar legítimamente Estados Unidos si la Unión Soviética estaba desplegando armas similares a las desplegadas contra ella?

Obviamente, fue un error. Un gran error. (Las relaciones internacionales, nos guste o no, no se determinan debatiendo, interpretando y aplicando los puntos más finos del «derecho internacional», que en cualquier caso no es lo mismo que el derecho municipal, el derecho dentro de los países. Kennedy tuvo que reaccionar para eliminar la amenaza. El Estado Mayor Conjunto recomendó eliminar los misiles mediante un bombardeo. Afortunadamente, Kennedy se abstuvo de hacerlo, declaró un bloqueo y exigió la retirada de los misiles.

Al final de la semana de mensajes de ida y vuelta -yo traducía los más largos de Jruschov- se acordó que Jruschov retiraría los misiles nucleares de Cuba.

Lo que no se anunció fue que Kennedy también acordó que retiraría los misiles estadounidenses de Turquía, pero que este compromiso no debía hacerse público.

Los diplomáticos americanos en la Embajada de Moscú estábamos encantados con el resultado, por supuesto. Ni siquiera fuimos informados del acuerdo sobre los misiles en Turquía. No teníamos ni idea de que habíamos estado cerca de un intercambio nuclear. Sabíamos que EEUU tenía superioridad militar en el Caribe y habríamos aplaudido si la Fuerza Aérea de EEUU hubiera bombardeado los emplazamientos. Nos equivocamos. En reuniones posteriores con diplomáticos y oficiales militares soviéticos, nos enteramos de que, si los emplazamientos hubieran sido bombardeados, los oficiales en el lugar podrían haber lanzado los misiles sin órdenes de Moscú. Podríamos haber perdido Miami, ¿y luego qué? Tampoco sabíamos que un submarino soviético estuvo a punto de lanzar un torpedo con armas nucleares contra el destructor que impedía su salida al aire.
Estuvo a punto. Es bastante peligroso involucrarse en enfrentamientos militares con países con armas nucleares. No se necesita un título avanzado en derecho internacional para entenderlo. Sólo se necesita sentido común.

OK – Era predecible. ¿Se predijo?

«El más profundo error estratégico cometido desde el final de la Guerra Fría»

Mis palabras, y mi voz no fue la única. En 1997, cuando se planteó la cuestión de añadir más miembros a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), se me pidió que testificara ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado. En mis observaciones preliminares, hice la siguiente declaración: «Considero equivocada la recomendación de la Administración de incorporar nuevos miembros a la OTAN en este momento. Si es aprobada por el Senado de Estados Unidos, puede pasar a la historia como el error estratégico más profundo cometido desde el final de la guerra fría. Lejos de mejorar la seguridad de Estados Unidos, de sus Aliados y de las naciones que deseen entrar en la Alianza, podría fomentar una cadena de acontecimientos que podría producir la más grave amenaza para la seguridad de esta nación desde el colapso de la Unión Soviética».

La razón que cité fue la presencia en la Federación Rusa de un arsenal nuclear que, en eficacia general, igualaba, si no superaba, al de Estados Unidos. Cualquiera de nuestros arsenales, si se utilizaba realmente en una guerra caliente, era capaz de poner fin a la posibilidad de la civilización en la Tierra, posiblemente causando incluso la extinción de la raza humana y de gran parte de la vida en el planeta. Aunque Estados Unidos y la Unión Soviética habían llegado a acuerdos de control de armamento durante las administraciones de Reagan y del primer Bush, las negociaciones para nuevas reducciones se estancaron durante la administración Clinton. Ni siquiera se intentó negociar la retirada de las armas nucleares de corto alcance de Europa.

Esta no fue la única razón que cité para incluir en lugar de excluir a Rusia de la seguridad europea. Lo expliqué de la siguiente manera: «El plan para aumentar el número de miembros de la OTAN no tiene en cuenta la situación internacional real tras el final de la Guerra Fría, y procede de acuerdo con una lógica que sólo tenía sentido durante la Guerra Fría. La división de Europa terminó antes de que se pensara en incorporar nuevos miembros a la OTAN. Nadie amenaza con volver a dividir Europa. Por eso resulta absurdo afirmar, como han hecho algunos, que es necesario incorporar nuevos miembros a la OTAN para evitar una futura división de Europa; si la OTAN va a ser el principal instrumento para unificar el continente, lógicamente la única forma en que puede hacerlo es ampliando para incluir a todos los países europeos. Pero ese no parece ser el objetivo de la Administración, e incluso si lo fuera, la forma de alcanzarlo no es admitiendo nuevos miembros poco a poco».

Luego añadí: «Todos los supuestos objetivos de la ampliación de la OTAN son loables. Por supuesto que los países de Europa Central y Oriental forman parte culturalmente de Europa y deben tener garantizado un lugar en las instituciones europeas. Por supuesto que nos interesa el desarrollo de la democracia y de economías estables allí. Pero la pertenencia a la OTAN no es la única manera de conseguir estos fines. Ni siquiera es la mejor manera en ausencia de una amenaza de seguridad clara e identificable».

De hecho, la decisión de ampliar la OTAN de forma fragmentaria supuso una inversión de las políticas estadounidenses que produjeron el final de la guerra fría y la liberación de Europa del Este. El presidente George H.W. Bush había proclamado el objetivo de una «Europa entera y libre». El presidente soviético Gorbachov había hablado de «nuestro hogar común europeo», había dado la bienvenida a los representantes de los gobiernos de Europa del Este que se deshicieron de sus gobernantes comunistas y había ordenado la reducción radical de las fuerzas militares soviéticas explicando que para que un país esté seguro, debe haber seguridad para todos. El primer presidente Bush también aseguró a Gorbachov, durante su reunión en Malta en diciembre de 1989, que si se permitía a los países de Europa del Este elegir su futura orientación mediante procesos democráticos, Estados Unidos no se «aprovecharía» de ese proceso. (Obviamente, incorporar a la OTAN a países que entonces estaban en el Pacto de Varsovia sería «aprovecharse»). Al año siguiente, se aseguró a Gorbachov, aunque no en un tratado formal, que si se permitía que una Alemania unificada permaneciera en la OTAN, no habría ningún movimiento de la jurisdicción de la OTAN hacia el este, «ni una pulgada».

Estos comentarios se hicieron al presidente Gorbachov antes de que la Unión Soviética se desintegrara. Una vez que lo hizo, la Federación Rusa tenía menos de la mitad de la población de la Unión Soviética y un establecimiento militar desmoralizado y en total desorden. Aunque no había ninguna razón para ampliar la OTAN después de que la Unión Soviética reconociera y respetara la independencia de los países de Europa del Este, había aún menos razones para temer a la Federación Rusa como una amenaza.

¿Precipitado voluntariamente?

La incorporación de países de Europa del Este a la OTAN continuó durante la administración de George W. Bush (2001-2009), pero eso no fue lo único que estimuló la objeción rusa. Al mismo tiempo, Estados Unidos comenzó a retirarse de los tratados de control de armas que habían atemperado, durante un tiempo, una irracional y peligrosa carrera armamentística y que fueron los acuerdos básicos para poner fin a la Guerra Fría. La más significativa fue la decisión de retirarse del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (Tratado ABM), que había sido la piedra angular de la serie de acuerdos que frenaron durante un tiempo la carrera de armamento nuclear. Tras los atentados terroristas contra el World Trade Center de Nueva York y el Pentágono en el norte de Virginia, el presidente Putin fue el primer líder extranjero que llamó al presidente Bush para ofrecerle su apoyo. Cumplió su palabra al facilitar el ataque al régimen talibán en Afganistán, que había albergado a Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda que había inspirado los ataques. En aquel momento estaba claro que Putin aspiraba a una asociación de seguridad con Estados Unidos. Los terroristas yihadistas que atentaban contra Estados Unidos también lo hacían contra Rusia. Sin embargo, Estados Unidos siguió ignorando los intereses rusos -y también los de sus aliados- al invadir Irak, un acto de agresión al que se opusieron no sólo Rusia, sino también Francia y Alemania.

Mientras el Presidente Putin sacaba a Rusia de la bancarrota que tuvo lugar a finales de la década de 1990, estabilizaba la economía, pagaba las deudas externas de Rusia, reducía la actividad del crimen organizado e incluso empezaba a construir un nido financiero para capear futuras tormentas financieras, fue objeto de lo que él percibía como un insulto tras otro a su percepción de la dignidad y la seguridad de Rusia. Los enumeró en un discurso pronunciado en Múnich en 2007. El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, respondió que no necesitábamos una nueva Guerra Fría. Muy cierto, por supuesto, pero ni él, ni sus superiores, ni sus sucesores parecieron tomarse en serio la advertencia de Putin. Entonces, el senador Joseph Biden, durante su candidatura a las elecciones presidenciales de 2008, se comprometió a «hacer frente a Vladimir Putin». ¿Eh? ¿Qué demonios le había hecho Putin a él o a Estados Unidos?

Aunque el presidente Barack Obama prometió inicialmente cambios de política, en realidad su gobierno siguió ignorando las preocupaciones más graves de Rusia y redobló los anteriores esfuerzos estadounidenses para separar a las antiguas repúblicas soviéticas de la influencia rusa y, de hecho, para fomentar el «cambio de régimen» en la propia Rusia. Las acciones estadounidenses en Siria y Ucrania fueron vistas por el presidente ruso, y por la mayoría de los rusos, como ataques indirectos contra ellos.

El presidente Assad de Siria era un dictador brutal pero el único baluarte eficaz contra el Estado Islámico, un movimiento que había florecido en Irak tras la invasión estadounidense y que se estaba extendiendo a Siria. La ayuda militar a una supuesta «oposición democrática» cayó rápidamente en manos de los yihadistas aliados con la misma Al Qaeda que había organizado los atentados del 11-S contra Estados Unidos. Pero la amenaza para la cercana Rusia era mucho mayor, ya que muchos de los yihadistas procedían de zonas de la antigua Unión Soviética, incluida la propia Rusia. Siria es también un vecino cercano de Rusia; se consideró que Estados Unidos estaba fortaleciendo a los enemigos tanto de Estados Unidos como de Rusia con su intento erróneo de decapitar al gobierno sirio.

Por lo que respecta a Ucrania, la intromisión de Estados Unidos en su política interna fue profunda, hasta el punto de parecer que seleccionaba a un primer ministro. También, de hecho, apoyó un golpe de estado ilegal que cambió el gobierno ucraniano en 2014, un procedimiento que normalmente no se considera coherente con el Estado de derecho o la gobernanza democrática. La violencia que aún hierve a fuego lento en Ucrania comenzó en el oeste «prooccidental», no en el Donbás, donde fue una reacción a lo que se consideraba una amenaza de violencia contra los ucranianos de etnia rusa.

Durante el segundo mandato del presidente Obama, su retórica se volvió más personal, uniéndose a un coro creciente en los medios de comunicación estadounidenses y británicos que vilipendiaban al presidente ruso. Obama habló de las sanciones económicas contra los rusos como un «coste» para Putin por su «mal comportamiento» en Ucrania, olvidando convenientemente que la acción de Putin había sido popular en Rusia y que el propio predecesor de Obama podía ser acusado con credibilidad de ser un criminal de guerra. Obama comenzó entonces a lanzar insultos a la nación rusa en su conjunto, con acusaciones como que «Rusia no fabrica nada que nadie quiera», ignorando convenientemente el hecho de que la única forma en que podíamos llevar astronautas estadounidenses a la estación espacial internacional en ese momento era con cohetes rusos y que su gobierno estaba haciendo todo lo posible para evitar que Irán y Turquía compraran misiles antiaéreos rusos.

Estoy seguro de que algunos dirán: «¿Cuál es el problema? Reagan llamó a la Unión Soviética un imperio del mal, pero luego negoció el fin de la Guerra Fría». ¡Correcto! Reagan condenó el imperio soviético de antaño -y posteriormente reconoció a Gorbachov el mérito de haberlo cambiado-, pero nunca castigó públicamente a los líderes soviéticos personalmente. Los trató con respeto personal y como iguales, incluso invitando al ministro de Asuntos Exteriores Gromyko a cenas formales normalmente reservadas a los jefes de Estado o de Gobierno. Sus primeras palabras en las reuniones privadas solían ser algo así como: «Tenemos la paz del mundo en nuestras manos. Debemos actuar con responsabilidad para que el mundo pueda vivir en paz».

Las cosas empeoraron durante los cuatro años de mandato de Donald Trump. Acusado, sin pruebas, de ser un incauto ruso, Trump se aseguró de abrazar todas las medidas antirrusas que surgieron, al tiempo que halagaba a Putin como un gran líder. Las expulsiones recíprocas de diplomáticos, iniciadas por Estados Unidos en los últimos días del mandato de Obama, continuaron en un sombrío círculo vicioso que ha dado lugar a una presencia diplomática tan demacrada que durante meses Estados Unidos no tuvo suficiente personal en Moscú para expedir visados para que los rusos visitaran Estados Unidos.

Como muchos de los otros acontecimientos recientes, el estrangulamiento mutuo de las misiones diplomáticas revierte uno de los logros más orgullosos de la diplomacia estadounidense en los últimos años de la Guerra Fría, cuando trabajamos con diligencia y éxito para abrir la sociedad cerrada de la Unión Soviética, para derribar el telón de acero que separaba «Oriente» y «Occidente». Lo conseguimos, con la cooperación de un líder soviético que comprendió que su país necesitaba desesperadamente unirse al mundo.

De acuerdo, me reafirmo en que la crisis de hoy fue «voluntariamente precipitada». Pero si eso es así, ¿cómo puedo decir que puede ser fácilmente resuelta mediante la aplicación del sentido común?

La respuesta corta es porque puede serlo. Lo que el Presidente Putin está exigiendo, el fin de la expansión de la OTAN y la creación de una estructura de seguridad en Europa que asegure la seguridad de Rusia junto con la de los demás, es eminentemente razonable. No exige la salida de ningún miembro de la OTAN y no amenaza a ninguno. Según cualquier criterio pragmático y de sentido común, a Estados Unidos le interesa promover la paz, no el conflicto. Tratar de separar a Ucrania de la influencia rusa -el objetivo declarado de los que agitaron las «revoluciones de colores»- fue una misión absurda y peligrosa. ¿Hemos olvidado tan pronto la lección de la crisis de los misiles en Cuba?

Ahora bien, decir que aprobar las demandas de Putin va en el interés objetivo de Estados Unidos no significa que vaya a ser fácil hacerlo. Los líderes de los partidos demócrata y republicano han desarrollado una postura tan rusofóbica (una historia que requiere un estudio aparte) que se necesitará una gran habilidad política para navegar por las traicioneras aguas políticas y lograr un resultado racional.

El presidente Biden ha dejado claro que Estados Unidos no intervendrá con sus propias tropas si Rusia invade Ucrania. Entonces, ¿por qué trasladarlas a Europa del Este? ¿Sólo para mostrar a los halcones del Congreso que se mantiene firme? ¿Para qué? Nadie está amenazando a Polonia o Bulgaria, salvo las oleadas de refugiados que huyen de Siria, Afganistán y las zonas desecadas de la sabana africana. Entonces, ¿qué se supone que debe hacer la 82ª División Aerotransportada?

Bueno, como he sugerido anteriormente, tal vez esto es sólo una farsa costosa. Tal vez las negociaciones posteriores entre los gobiernos de Biden y Putin encuentren una forma de satisfacer las preocupaciones rusas. Si es así, tal vez la farsa haya servido de algo. Y quizá entonces nuestros congresistas empiecen a ocuparse de los crecientes problemas que tenemos en casa en lugar de empeorarlos.

Se puede soñar, ¿verdad?

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina / Foto de portada: DW.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.