«Precipitada y desafortunada», la decisión de aislar a Rusia de la mesa de DDHH de la ONU

Por Samuel Cortés Hamdan.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas determinó este jueves 7 de abril suspender a Rusia de su Consejo de Derechos Humanos, con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.

Los países votantes a favor, entre quienes figuran naciones latinoamericanas como Chile, Argentina y Perú, con gobiernos progresistas, o Ecuador, Uruguay, Paraguay y Colombia, con presidencias de derecha, consideraron que Rusia ha violado los derechos humanos de la población de Ucrania desde el 24 de febrero de 2022, cuando inició la operación militar especial rusa en territorio ucraniano.

Países como México, Brasil, El Salvador, Trinidad y Tobago y Belice optaron por la abstención.

Naciones Unidas reportó que durante el conflicto ha habido 3.838 bajas civiles, 1.611 mortales y 2.227 sólo lesionadas, con corte al 6 de abril.
Sputnik conversó con la doctora en estudios latinoamericanos Claudia Serrano, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para tratar de comprender los alcances geopolíticos y multilaterales de esta determinación.

Aislar a Rusia por varios frentes, la estrategia occidental

«Desafortunadamente, el hecho de que la comisión o el consejo de derechos humanos no espere a que se dé la información pertinente de la investigación que está haciendo la comisión independiente y la Corte Penal Internacional (CPI) está implicando que no se le está dando la posibilidad a Rusia de llegar al trasfondo de la situación», declara en entrevista la académica.

«En esa postura, la decisión que adopta la Asamblea General es un tanto precipitada, pero va encaminada a la estrategia que ha seguido Occidente, que tiene que ver con ir aislando paulatinamente a Rusia, y en este caso por la vía político-diplomática», añade.

Alianzas con Latinoamérica y votos a favor y en contra de Rusia

A pesar de estar encabezados por gobiernos progresistas con los que Rusia ha tejido lazos, países de América Latina como Chile y Argentina votaron a favor de la suspensión del país euroasiático de la plataforma de derechos humanos de Naciones Unidas.

Serrano estimó que esto es expresión de la correlación de fuerzas políticas en constante movimiento que vive la región latinoamericana.

«Si bien es cierto que Rusia ha tenido un papel preponderante, no omitamos que finalmente estos países están en una constante redefinición y normalmente hay un posicionamiento o una especie de privilegio hacia la relación que se sostiene con Estados Unidos debido a la cercanía geográfica», expone.

«Entonces, eso ha influido mucho para la posición que pueda llegar a tener alguno de los países latinoamericanos, no obstante creo que lo que llama la atención de la resolución son aquellos países que votan en contra y creo que gran parte de ellos en algún momento han vivido la arbitrariedad de las resoluciones de ese Consejo de Derechos Humanos sin permitirles darles la posibilidad de generar la contraparte en una investigación, como el caso de Nicaragua, Cuba», subraya la académica.

Además de los mencionados, entre los países que votaron abiertamente en contra de excluir a Rusia figuran Vietnam, Bolivia, China, Argelia, la República Democrática de Corea, Bielorrusia, Irán o el Congo, muchos de ellos tratados como enemigos por criterios internacionales emitidos desde la Casa Blanca de Estados Unidos.

«Reiteradamente se les ha colocado dentro de la silla de los acusados, reiterando que tienen violación a los derechos humanos pero no permitiendo investigaciones profundas sobre dichos actos», polemiza la universitaria.

Un llamado a evitar el reduccionismo

La posición en la Asamblea General de Naciones Unidas de países como Bolivia y Vietnam es una forma de demandar que el organismo multilateral no tenga una visión reduccionista de los derechos humanos, estima la latinoamericanista de la UNAM, más allá de que se utilicen como una estrategia de señalamiento hacia cómo se gestionan los procesos políticos de otros Estados.

«Me parece que la posición encaja perfectamente en el hecho de que la comisión especial no haya entregado una investigación pertinente sobre los hechos de los cuales se está acusando a Rusia y tampoco se le haya permitido entregar un informe a la Corte Penal Internacional», declara Serrano.

De izquierda y derecha, los países que se abstuvieron

México se abstuvo de decidir excluir a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en una posición coincidente con el discurso conciliatorio del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ante el conflicto en Ucrania, sin embargo países con presidencias más orientadas hacia la derecha, como el Brasil de Jair Bolsonaro y El Salvador de Nayib Bukele también se abstuvieron.

La universitaria valora que el conflicto entre Moscú y Kiev ha generado que nuevos actores adquieran preponderancia en el escenario internacional, como la India, México y Brasil.

«Tienen que balancear o sopesar entre estos dos grandes blancos que se crearon, quienes están a favor o en contra de Rusia, e ir permeando en que las organizaciones internacionales realmente funcionen», apunta.

«Países a lo mejor más pequeños, como El Salvador, también interpretan que necesitan una mayor interlocución en los espacios propicios, que serían las organizaciones internacionales», agrega.

Además recuerda que, más allá de sus estrategias económicas, Brasil funge como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, por lo que tiene que valorar más aristas de los efectos de su posición en la plaza internacional.

«Y me parece que ellos están apostando por el multilateralismo, no por cerrarle la puerta a Rusia completamente o aislarlo, sino por mantenerlo para propiciar que esas organizaciones internacionales realmente puedan llegar a funcionar», pondera.

El «Occidente colectivo» y su presión sobre Latinoamérica

El director del Departamento de América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexánder Schetinin, afirmó el 6 de abril que la región latinoamericana experimenta enormes presiones del occidente colectivo: la alianza política e ideológica entre Washington, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y otros actores, un escenario de carácter histórico, evalúa Serrano.

«Cuando hay una mayor posibilidad de que estos países tengan cierto grado de autonomía en algunas áreas estratégicas, como sería la cuestión de gestión de negocios, o reducen un tanto la dependencia que exista a nivel diplomático, a nivel económico, a nivel político, es que nosotros vemos que adoptan posiciones un poco más progresistas o desalineadas frente a occidente», valora.

En casos como Colombia, su relación con Estados Unidos siempre ha tenido carácter prioritario, recuerda la doctora en estudios latinoamericanos, lo que achica su margen de replanteamiento de posiciones multipolares.

¿En crisis, Naciones Unidas como plataforma de gobernanza internacional?

Acerca de las voces que acusan que Naciones Unidas es un espacio rebasado por las transformaciones del mundo, la doctora Serrano valora que en ese escenario destaca el rol de las potencias medias rumbo a la construcción de nuevas maneras del diálogo internacional.

«El rol que están adoptando otros actores, como el caso de China, que está de alguna manera también señalando la importancia de generar pesos y contrapesos en el sistema internacional, implicaría entonces lograr generar otro consenso que lo rebase o por lo menos, en las áreas donde adolece esta diplomacia, pueda trabajarse a profundidad», expone.

«Difícilmente estaríamos hablando de otro modelo de gobernanza porque es el que hasta el momento ha funcionado para resolver quizás otras problemáticas que no tienen el mismo nivel de escala que el que vivimos actualmente, pero que ha permitido en algunos espacios tener un grado de éxito, el reto es la definición de cómo se va integrando a la toma de decisiones a los otros actores que están teniendo una incidencia importante», equilibra Serrano.

Entre estos nuevos participantes de la audiencia internacional, en primer plano la académica ubica a Rusia y China, y entre países de renta media localiza a Brasil, México y la India.

Tomado de Sputnik / Foto de portada: ONU / Manuel Elías.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.