Cuba palpita solidaridad en Día Mundial de la Cruz Roja

Duele abandonar el Hotel Saratoga sin recibir una noticia alentadora cuando los cubanos que habitan en las céntricas zonas de la Habana Vieja y el Capitolio no cesan hoy su preocupación y, lo más loable, su solidaridad.

Hay rostros cansados e insomnes. Otros piden a lágrimas que ese gigante de escombros y polvo a causa de una explosión les devuelva a sus seres con vida. Cada movimiento de los rescatistas, alerta y cada recuperación de un cuerpo sin vida, sobrecoge. Pocos adjetivos permiten describir la sensación de desasosiego y, a la vez, esperanza.

Los más arriesgados perseguimos testimonios. Registramos en imágenes y voces reales, más allá de las frases hechas y los posts del momento. Vale el riesgo solo por descubrir a los verdaderos héroes como la joven que ha dedicado 8 años de trabajo siendo voluntaria para salvar vidas.

Al perro rescatista y su entrenador que funcionan en una dinámica única, de absoluta fidelidad, o el actor convertido en bombero. Lo curioso de este suceso es que ha ocurrido a horas del Día Mundial de la Cruz Roja, este 8 de mayo.

La Fuente de la India cercana al hotel está acuartelada por otra muralla de personas que a ratos descansa, a ratos llora y plantan allí su propia vigilia ante el panorama dantesco.

Y es que, la verdad, uno no ve todos los días derrumbado el edificio -antes lujoso – de al lado de su casa. Ni a esta , la Ciudad Maravilla, la de Eusebio Leal, la que dio la bienvenida a papas, reyes y celebridades, tan sumida en un sentimiento de angustia y optimismo a iguales dosis.

Que la explosión deja una saldo de pérdidas, sí. Pero también su onda expansiva ha llegado más allá de una capital y sus hijos. Ahora mismo sobrepasa fronteras, moviliza apoyos sin importar credo, raza ni postura política. Queda ese alivio y la fe nunca desestimada.

Tomado de Prensa Latina / Foto de portada: PL / Laura Borges.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.